Páginas vistas en total

miércoles, 7 de junio de 2017

SOBRE LA ENSEÑANZA RELIGIOSA


Seguramente se han cometido muchos errores, décadas pasadas, respecto a la enseñanza de la religión en las escuelas y demás centros docentes. Igual en España que en otros países. Y, desde un adoctrinamiento, una manera de educar a los pueblos en un determinado sentido; buscando una uniformidad o quizás hasta un modo de manipular las masas. 


Bien, eso es historia; por lo menos en nuestra tierra España. ¿Y ahora qué pasa? Pues que ya no vivimos en el “nacional catolicismo”, que ya no vivimos en dictadura, que tampoco estamos ajenos a todo lo que nos rodea… y nuestra sociedad es aconfesional, abierta a mil maneras de pensar y sentir. 


Hablamos de multi-culturalidad…  Algo que abarca todo tipo de diferencias, en lo religioso, étnico, de género, etc., etc. Que significa que todos hemos de respetarnos mutuamente. ¿Y qué sucede ahora? Que vivimos rodeados de personas diferentes y no sabemos cómo comunicarnos con ellas, porque no conocemos sus motivaciones, sus maneras de entender la vida, sus creencias… La sociedad es cada vez más plural, más heterogénea, más diversa.  


Por eso, pienso, la enseñanza religiosa, en los centros docentes (tanto públicos como privados) tendría que ser algo fundamental; igual que la geografía, la historia o la lengua. Pero esta educación religiosa nunca tendría que ser una “catequesis” centrada en una determinada religión. Sino que debería ser una asignatura que abarcara la suficiente formación-información sobre las principales religiones que se profesan en el mundo: para entender al musulmán, al judío o al budista que vive en nuestro piso de arriba, es imprescindible saber porqué hace ayuno, se viste de esa manera, canta salmos o dedica horas a la meditación…   


¿Cómo entendernos, en sociedad, si no sabemos nada de quienes nos rodean? ¡No se pude vivir, hoy, siendo ajenos al mundo en que vivimos, cargado de diversidad!


Igual que creo que se debe dar una educación respecto a la religión mayoritaria en nuestro país (que por cierto, si no sabemos nada de quién fue Jesucristo, no podremos ni entender en sentido de muchas de nuestras fiestas o el nombre de tantas calles de nuestras ciudades), pero también la de tantos conciudadanos nuestros que siguen a otros credos o se declaran agnósticos o ateos (lo cual, a veces, lo único que indica es que están nadando en la ignorancia). 




3 comentarios:

  1. todo va por el respeto, en Chile se practica en mayoría la religión católica, incluso una vez yo siempre ponía cristiano, religión cristianismo, no me apego al catolicismo, tan solo creo en algo superior pero que no me venga a decir un cura que sabe muy poco de la vida, que no esta casado, que no tiene hijo, que no trabaja, que lo mantiene la iglesia, eso si todo con respeto...
    de eso fue hace ya casi 30 años, y veo hoy en día tanta religión, creencias que se cruzan y se contradicen otras, pero se deben tratar y entender con respeto...
    saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Valiosa opinión. Gracias. Indiscutiblemente hay cosas que tendrían que cambiar...

      Eliminar
  2. Interesante reflexión que comparto plenamente. Un saludo respetuoso

    ResponderEliminar